El Gobierno Vasco corta la financiación durante 2016 al fracking en Euskadi y Burgos.

Se gana una batalla al fracking, la lucha continúa.

Finalmente se ha concretado el corte de financiación pública vasca al sondeo de fracking Angosto-1 que se pretendía realizar en Las Merindades del norte de Burgos. No obstante persisten las amenazas de los permisos Urraca, Sedano, Bigüenzo, etc. de BNK Petroleum,  Repsol y Gas Natural Fenosa.

 

Las noticias han sido contradictorias, aunque alegremente se han aclarado en el sentido de que el Gobierno Vasco no destinará durante 2016 dinero para realizar fracking en el permiso Gran Enara (incluye el sondeo Angosto-1 desde febrero). Esto supone un breve respiro tanto para los habitantes del norte de Burgos, como para los del Gran Bilbao que beben agua del cercano embalse burgalés de Ordunte.

La vertiente política del fracking y el juego subterraneo entre partidos políticos ha quedado en evidencia esta semana con la negociación entre PNV y PSOE de los presupuesto del País Vasco para 2016.

Apenas unas cortas noticias en algunos medios han dejado constancia de que el fracking se ha convertido en un arma política a escasos 20 días de las elecciones Estatales de 2015, y de que el PNV pese a la ley antifracking de julio de este año, pretendía seguir malgastando dinero público en la quimera del fracking. No olvidemos tampoco que en las Cortes de Castilla y León se ha estado paralizando el debate de una ley antifracking por parte del PP, Ciudadanos y Podemos a la vez que los permisos Sedano y Urraca continúan adelante con su Evaluación de Impacto Ambiental.

La presión ciudadana en Euskadi ha logrado una ley contra el fracking y cortarle la financiación durante 2016, aunque  deberá seguir atenta a las andanzas del Gobierno Vasco y de su empresa Hidrocarburos de Euskadi, sin echar las campanas al vuelo.

Existen varias explicaciones para que se haya firmado este acuerdo presupuestario en el País Vasco, y aunque todas juegan en contra del fracking, los intereses de ciertas empresas siempre pesan de forma soterrada en contra de los intereses generales de la ciudadanía.

Una cosa es clara: o en el 20-D votamos  a los que claramente han dicho siempre NO AL FRACKING, o ésto es solo una tregua.

LAS ELECCIONES GENERALES DE 20 DE DICIEMBRE

Hubiera sido electoralmente contraproducente para PNV pero sobre todo para el PSOE, seguir invirtiendo dinero público en fracking tras la ley antifracking del Parlamento Vasco, y de que el PSOE se haya comprometido por escrito a prohibir el fracking si llega a gobernar en Madrid.

LEY ANTIFRACKING DE JULIO DE 2015

Hidrocarburos de Euskadi es una empresa pública del Gobierno Vasco. Es incoherente que no realice fracking en Euskadi debido a su consecuencias sobre la salud, contaminación y la economía tradicional, pero siga amenazando con hacerlo en provincias limítrofes como La Rioja, Cantabria , Navarra o Burgos (de donde por cierto recibe parte de su agua potable y en las que muchos vascos tienen segundas residencias o son descendientes de dichas comarcas)

EL GOBIERNO VASCO NO ANDA SOBRADO DE DINERO

En el País Vasco sigue la crisis económica al igual que en medio mundo (psssshh que no se entere nadie) y tras los recortes de todo tipo llevados a cabo, no es lógico ni económicamente justificable enterrar dinero público en una tecnología con una Tasa de Retorno Energético de 2 a 1 (cuando no pierde dinero).

EMPLEAR FRACKING NO ES RENTABLE CON EL PETROLEO POR DEBAJO DE 60 $ EL BARRIL.

No es económicamente factible extraer gas ni petróleo mediante fracking cuando el barril se encuentra a precios que han hundido decenas de empresas de fracking en EE.UU. durante 2015 (ver noticias). Y a ningún precio si valoramos sus consecuencias ambientales, de salud y competencia desigual respecto a otras actividades economicas y sociales.

 

NEGOCIACIÓN DE PRESUPUESTOS DE 2016 DEL GOBIERNO VASCO Y EVOLUCIÓN INFORMATIVA.

El miércoles 25 de noviembre de 2015 se publicó la noticia de que el pozo de fracking Angosto-1 contaría con financiación para 2016, no así los que se encontraban en Euskadi. El jueves 26 lo publicó también Diario de Burgos.

 

 El Gobierno vasco dará marcha atrás y se olvidará del controvertido ‘fracking’ el próximo año. Al menos en el proyecto que afecta a terrenos de Euskadi, porque el que promueve en Las Merindades (Burgos) sigue adelante tal y como estaba previsto. El pacto presupuestario alcanzado por PNV y PSE va a obligar a Lakua a retirar de sus cuentas para 2016 la inversión destinada al ‘Gran Enara’, el plan que busca un yacimiento de gas en el subsuelo de la Llanada alavesa. La ley anti fractura hidráulica aprobada el pasado verano por el Parlamento autonómico ya establece las máximas trabas ambientales a quien pretenda perforar en la comunidad, pero, aún así, el Ejecutivo pretendía seguir adelante con los trámites burocráticos previos hasta «chocar» con la nueva norma. Ahora se sabe que no irá tan lejos, que a partir del 1 de enero paraliza cualquier actividad.

..

Sí que se mantienen las aportaciones económicas para los proyectos de Shesa que buscan gas con métodos convencionales en territorio vasco, provincias limítrofes y el mar Cantábrico. Y también se confirma que sigue adelante el plan ‘Angosto-1’, que requeriría hacer fractura hidráulica en Las Merindades. Una manifestación reclamó el pasado sábado al Gobierno vasco que no sea «incongruente» y que, si no prevé hacer ‘fracking’ en Euskadi, tampoco lo haga en Burgos. (Leer entero)

IMG-20151126-WA0000IMG-20151126-WA0002

El jueves 26 Bildu reprochaba al Gobierno Vasco que tratara de hacer fracking con dinero publico en Las Merindades (Burgos) a 15 km. del pantano de Ordunte y cerca del acuífero del que nace el rio Cadagua. Las redes sociales empiezan a reprochar al PSOE vasco su doble rasero de cortar el dinero al fracking en Euskadi pero no en Burgos, y a las pocas horas el PSOE renegocia con el PNV incluyendo el sondeo Angosto-1 en los recortes de presupuestos.

GAra Gob VAsco no finacia Angosot 1

IMG-20151126-WA0005  IMG-20151127-WA0000 IMG-20151127-WA0002

 

 

 

El jueves 26 por la noche la Europa Press incluye una noticia de que el sondeo Angosto-1 del permiso Gran Enara (antes permiso Angosto-A) no contará con financiación para 2016, sin mencionar la renegociación.

IMG-20151126-WA0006

 

EL SONDEO ANGOSTO-1 SE QUEDA SIN DINERO PARA 2016.

No es más que un retraso en el tiempo, pero dado que poco a poco se están viendo mas claros los efectos negativos del fracking en los EE.UU. y las prohibiciones en cada vez más países y regiones, es un paso en la buena dirección. No olvidemos que el permiso Gran Enara caduca en febrero del 2017.

¿SE HA ACABADO EL FRACKING EN EUSKADI?

EL CORREO 30 noviembre 2015

La decisión del Gobierno Vasco no confirma totalmente que el ‘fracking’ se vaya a detener en Euskadi porque el Ejecutivo autonómico trabaja en los proyectos ‘Gran Enara’ (Álava) y ‘Angosto-1’ (Burgos) aliado con varias petroleras. Tiene el 44% de las acciones así que, aunque parece complicado, las empresas podrían seguir sin el apoyo institucional. Abandonar obligará al Gobierno vasco, eso sí, a pagar indemnizaciones por incumplir su parte de los contratos firmados a comienzos de siglo. Perderá además lo invertido hasta ahora –nunca se ha aclarado cuánto– y el derecho de investigación exclusivo que mantiene desde hace una década.

En ese sentido precisamente, si el Gobierno central decidiera recurrir la actual norma antifracking vasca –y se lo está pensando–, el veto legal actual –se han elevado al máximo las trabas medioambientales a cualquiera que quiera perforar– desaparecería. Se volvería al escenario anterior, a abrir la puerta a los interesados en la perforación hidráulica, pero con un importante cambio: las concesiones que lidera el Gobierno vasco para estudiar los terrenos más «golosos» caducan en 2017. A partir de ahí cualquier promotor privado podría lanzarse libremente a pedir permisos y buscar gas. Que aparezca entonces un yacimiento en el subsuelo de Euskadi, sin que la Administración pueda «controlar» y gestionar su millonaria explotación, es uno de los mayores temores del Gabinete Urkullu.

En todo caso, desentrañar del todo el enredo que vive la fractura hidráulica ahora mismo en Euskadi requiere echar la vista atrás e ir avanzando poco a poco desde el pasado julio. A los pocos días de la entrada en vigor de la ley antifracking, el Gobierno central anunció su impugnación ante el Tribunal Constitucional (TC). Considera que la norma, por restrictiva, invade competencias de Madrid. Si el TC aceptara esta tesis la ley quedaría suspendida, pero aún no se sabe nada porque de momento ni siquiera hay recurso: Madrid y Vitoria tienen seis meses para intentar alcanzar un acuerdo «amistoso» que evite la vía judicial, y en esas siguen desde septiembre.

‘Sustraia’, ‘Lore’, ‘Landarre’…

A la espera de que la norma llegue a los tribunales, o no, el Gobierno vasco comenzó a tomar posiciones el mes pasado. A avivar el lío más bien. Por un lado mostró su disposición a defender «hasta el final» la ley antifracking en las conversaciones que mantiene con Madrid, y por otro anunció que quería seguir con los trámites previos del proyecto de fractura hidráulica que promueve en Euskadi. Dicho de otro modo, su idea era seguir adelante con los análisis de terreno hasta que tocara perforar. Hasta «chocar» con la nueva ley. «Si tenemos un yacimiento, hay que saberlo. Ya veremos cómo lo sacamos después», defienden aún las fuentes consultadas.

Con la oposición y los colectivos antifracking criticando la «doble moral» del Gobierno vasco, y los expertos de la Administración reclamando –internamente– al Ejecutivo que no se desvincule de la búsqueda de gas en el subsuelo de Álava, donde se intuye una reserva energética que podría abastecer a toda España durante seis años, ha llegado esta semana. El PSE, curiosamente el partido que habló por primera vez de buscar gas perforando el subsuelo cuando Patxi López era lehendakari, anunció que se «cerraban las puertas» a la fractura hidráulica por sus inciertos efectos medioambientales. Es una de las condiciones que los socialistas le han puesto al PNV para apoyar los presupuestos de 2016 y el Gobierno vasco lo ha asumido sin rechistar: ya ha procedido a eliminar de las cuentas la alusión a los planes de Álava y Burgos. Un giro de 180 grados sin que medie explicación científica, legal o, al menos, política.

¿Y qué va a pasar ahora? Pues depende de quién responda. El PSE insiste en que sí, que el «fracking» se ha acabado en Euskadi, pero EH Bildu dice lo contrario. Que Lakua sigue jugando «con dos barajas». Lo único que parece confirmado es que el Gobierno autonómico dejará el año que viene sin financiación los proyectos de fractura que tiene en marcha, pero nada más. En unos meses, además de conocer las denuncias que recibe el Gabinete Urkullu y el dinero que podría gastar en indemnizaciones, también debería aclararse si la renuncia de la Administración se extenderá a «Sustraia», «Lore», «Landarre» y «Lurra». Son proyectos de perforación que también requerirían aplicar fractura hidráulica. Aún no han arrancado pero ahí están. Vitoria tiene solicitado desde hace tiempo al Ministerio de Medio Ambiente una concesión que le permitiría analizar 142.000 hectáreas repartidas por Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, pero aún no hay respuesta. A esto, tampoco.

 

Fuente:

El Correo 25 de noviembre

El Correo 30 de noviembre

Gara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.