Se deniega la suspensión de algunos permisos de fracking en Burgos y Alava: Angosto-1, Enara, Usoa, Mirua y Usapal

El Ministerio de Energia ha denegado la suspensión que paralice el cómputo de los seis años de duración de varios permisos de ‘fracking’ en Burgos, Cantabria, Navarra y Pais Vasco. Siguen vigentes los permisos Angosto-1, Enara, Usoa, Mirua, Usapal, Urraca, Bezana y Bigüenzo.

El Gobierno Vasco amenaza ahora con perforar en Bizkaia (Permiso Saia) y continúa con la quimera de los 60 años de gas para Euskadi.

La empresa pública SHESA debe desaparecer para dejar de engullir dinero público y amenazar los recursos hídricos de Euskadi y Castilla y León.

Suspensión y prórroga son dos cosas distintas. La resolución publicada en el BOE deniega la suspensión, es decir, que no permite a SHESA que paralice el cómputo de los seis años que debe durar el permiso.

La prorroga significa que una vez cumplidos los seis años (que ya se han cumplido) puede pedir una prorroga para otros tres más.

Esta posibilidad está recogida por la ley del sector de hidrocarburos, y dice que se permitirá excepcionalmente una prorroga de tres años para el permiso con la reducción del 50% de la superficie concedida.

Por lo que sabemos SHESA ha pedido la prorroga y no hay razón para que no se la den. Queda saber en que condiciones, relativas a la reducción de la superficie, pero todo indica que el sondeo Armentia 2 seguirá vigente, con la trampa de que ahora dicen que será de convencional.

Así consta en una orden ministerial del 15 de febrero que publica este martes el Boletín Oficial del Estado (BOE), en relación a los permisos de investigación otorgados el 24 de noviembre de 2006, a Enara y el 18 de enero de 2008 al resto.

La empresa pública vasca Hidrocarburos de Euskadi (SHESA) solicitó el 24 de diciembre de 2015 que se interrumpiese el cómputo del plazo de vigencia de los permisos de investigación de hidrocarburos a consecuencia de la entrada en vigor de la Ley 6/2015 de medidas adicionales de protección medioambiental para extraer hidrocarburos no convencionales y la fractura hidráulica o fracking dictada por la comunidad autónoma del País Vasco.

No se permite la suspensión de plazos de varios  permisos de fracking en Cantabria, Castilla y León, Navarra y País Vasco.

Por ello, la Secretaría de Estado de Energía, concluye que el análisis del programa de trabajos e inversiones del conjunto de permisos de investigación “no permite deducir” que concurran las circunstancias para permitir tal suspensión de plazos, a pesar de que no niega que la aprobación de la normativa autonómica vasca suponía una carga adicional en la tramitación de los sondeos de investigación. Si bien, no aprecia que esto constituya un obstáculo impeditivo para seguir con los trámites.

Dicho en lenguaje llano: los plazos de los permisos siguen como siempre.

El Gobierno Vasco sigue vendiendo ilusiones tras sacar a licitación la explotación del pozo Armentia-2 (Subijana, Alava) en el permiso Gran Enara.

Recientemente el Gobierno Vasco ha sacado a licitación la perforación de un pozo en el pueblo alavés de Subijana. En dicho pozo se debería perforar hasta los 5 km. de profundidad y 2  km. en horizontal (aprox.). Según SHESA no emplearía fracking. Al parecer deben conocer una nueva técnica para volver porosa la pizarra y extraer su metano sin que se contamine el acuifero más importante de Álava y que se comparte con Burgos. Tambien deben conocer un sitio maravilloso para depositar los residuos que se extraigan del pozo, presuntamente llenos de metales pesados y de elementos radioactivos.

La realidad es que se les ha cogido en tantas mentiras y ocultaciones, que sus declaraciones carecen de la más mínima credibilidad, aquí podemos leer alguna mención al respecto.

El problema de que en Euskadi haya una ley antifracking, por iniciativa popular, no parece arredrar a los gestores de SHESA (cobre yo caliente que se busque la vida la gente), y no tenemos que olvidar que 2 empresas fabricantes de tubos tienen su sede en Euskadi, y que un porcentaje importante de su electricidad, calefacción y producción industrial emplean gas metano.

De ir adaptando el modelo productivo de Euskadi a la escasez de hidrocarburos, y emplear el presupuesto de SHESA para la transición energética no se tienen noticias. De como descontaminar un acuífero contaminado por fracking tampoco tenemos noticias, quizá porque es imposible.

 

Deja un comentario