El ayuntamiento de Merindad de Rio Ubierna se declara antifracking y pide una moratoria

En una declaración descafeinada, repleta de dudas y de frases condicionales, el ayuntamiento de Merindad de Rio Ubierna ha aprobado con la mayoría del equipo de Gobierno del Partido Popular, una declaración de municipio antifracking en la que no se reconoce ni uno solo de los problemas que el fracking ha causado y está causando en EEUU.

rioubierna cabecera

Con éste son alrededor de 60 los municipios de la provincia de Burgos que han aprobado mociones contra el fracking, aunque hasta ahora ninguna moción ha sido tan descafeinada y falta de justificación como la de Merindad de Rio Ubierna.

Una declaración en la que dan a entender que han estado informándose durante 2 años (con viaje a Polonia pagado por BNK incluido). Aunque este largo periodo no ha servido al alcalde y concejales para ver los problemas que acarrea el fracking, pese a las decenas de informes publicados, incluido el del IGME.

Todo esto no deja en muy buen lugar al Equipo de Gobierno de Merindad de Rio Ubierna, ya que esta declaración siembra serias dudas sobre su capacidad para entender el fracking, aislarse de los intereses de empresas expoliadoras y defender a sus vecinos y economía tradicional.

Ahondando en la moción de Rio Ubierna, podría dar la impresión de que las órdenes del Partido Popular de Burgos son las de no buscarse más problemas de los necesarios, vistas la cercanía de las elecciones municipales y autonómicas en Castilla y León de mayo de 2015.

Así mismo la moción aprovecha para cargar contra la manifestación antifracking de abril de 2014 en Sotopalacios, criticando unas consignas que en caso de haberse producido hubieran sido minoritarias. En cualquier caso es una técnica habitual que los causantes políticos de un problema traten de jugar al victimismo, tal y como hizo en su momento la alcaldesa de Villarcayo Mercedes Alzola (que también dijo sentirse amenazada, pero sin especificar el motivo, … aunque era evidente que la amenaza era a su poltrona).

Un ayuntamiento afectado por 4 permisos de fracking debería haber encabezado la lucha provincial antifracking como hizo Kuartango en Alava, al ver seriamente amenazado su habitat y la economía de sus vecinos. Por contra en Rio Ubierna se han ido a Polonia en pensión completa pagada por BNK Petroleum, se han pasado 2 años mirando para otro lado sin pronunciarse, y cuando la gente se ha manifestado pacificamente, se han sentido amenazados… Amenazados en las comisiones que presuntamente pensaban cobrar, porque si de algo hemos aprendido en estos años de crisis es como gestiona los ayuntamientos el partido del alcalde de Rio Ubierna.

 Al hilo de esta última reflexión podrían preverse más mociones municipales contra el fracking del tipo “soy antifracking aunque no se porqué” a medida que se van acercando las elecciones autonomicas y municipales y la paciencia de la ciudadania va llegando a sus límites.

2015Mapa_municipal Burgos